ausencia


Toma aliento y camina, camina con tu futuro llanto a cuestas, con el pesado fardo
de tus sombras; lima con fiereza los afilados dientes de días venideros. La fatiga rondará
tu garganta, pero no podrá degollarte
porque sabes que volviste a vivir el día siguiente
a la nada;
que el día después de lo improbable,
a ti, a mí,
nos bautizaron con agua
de cometa.

Rosa Marzal

ocaso-confital


Mariposa ebria,
la tarde,
giraba sobre nuestras cabezas
estrechando sus círculos
de nubes blancas
hacia el vértice áspero
de tu boca
que se abría frente al mar.

Alfonsina Storni

resplandor-2


El resplandor del instante

se detiene en tus ojos

para albergarme

Luisiana Itriago

un-beso-de-esos


Los dos se encontraron en el mismo cuento
Los dos se encontraron justo en el momento
Fue un beso de esos que bajas la guardia
Fue un beso de esos de darse las gracias
Un beso de esos, de esos que valen
Por toda la química de la farmacia

Tony Zenet (Un beso de esos)

atardecer-confital-2


“Mas algo sucede, nos está destinado:

dar a luz la belleza altera el orden cósmico.

Y ya la tierra arde,

el fuego se licua,

y el agua se evapora

leal al viento mismo que a los dos

nos arrastra.

Como dijo Salinas, hay un suicidio alegre.”

María Jesús Mingot, Hasta mudar en nada

 

castillo-san-cristobal-4-copia


ahora

en esta hora inocente

yo y la que fui nos sentamos

en el umbral de mi mirada

Alejandra Pizarnik

amanecer-auditorio


“Allí, y así, seguirá siempre,

ensimismado y triste, cerca

del sueño, lejos de la vida,

anclada su nave de nieblas.”

José Hierro

chicos-confital


Pasan lentos los días
y muchas veces estuvimos solos.
Pero luego hay momentos felices
para dejarse ser en amistad.

Jaime Gil de Biedma

atardecer


Nos detendremos aquí

a esperar

a esperar que nada ocurra

que nadie nos encuentre

tomaremos el tiempo en un jarro

lo beberemos

se quedará quieta

mi voz y la tuya

estamos solos

Clarisse Nicoïdski, El color del tiempo

persona-mayor


Yo no creo en la edad.

Todos los viejos
llevan
en los ojos
un niño,
y los niños
a veces
nos observan
como ancianos profundos.

Pablo Neruda